Green IT en la práctica: ejemplos y medidas

Las soluciones e infraestructuras de TI ya no solo se miden en términos de su rendimiento, los aspectos ecológicos también juegan un papel. En este post tratamos de arrojar luz sobre cómo puede ser la digitalización sostenible, qué tecnologías se utilizan para ello y  qué áreas de aplicación cubre el término «Green IT«.

Green IT explicado de forma sencilla

Aunque no existe una definición clara de Green IT, generalmente se entiende que engloba varias medidas para un uso más sostenible de las Tecnologías de la Información. Uno de los principales objetivos de las empresas que implementan Green Computing es utilizar los recursos naturales de una manera más respetuosa con el medioambiente tomando medidas para aumentar la eficiencia y la eficacia. Esto se refiere tanto al uso de dispositivos finales como a la mejora de los procesos. Para conseguir un uso de la tecnología más ecológico y una reducción de la emisión de carbono a la atmósfera, generalmente se distinguen dos dimensiones diferentes en Green IT, a saber, el hardware y el software.

La primera categoría incluye un ciclo de vida diseñado de forma sostenible, desde la producción hasta el uso real y la eliminación de los dispositivos residuales. La segunda área se centra principalmente en el uso de la tecnología como base para diseñar procesos de manera más eficiente y contribuir así a la transformación digital ecológica. El objetivo aquí es analizar datos utilizando análisis, inteligencia artificial y aprendizaje automático para descubrir el potencial existente y encontrar formas de usarlo.

Qué pasos tienen un efecto importante depende de varios factores que cada empresa debe evaluar en función de sus características propias y la situación de la que parte. Sin embargo, hay algunos puntos de partida generales que todo administrador de TI puede, y debe, verificar.

Implementar Green IT a través de centros de datos más eficientes energéticamente

Un factor importante para Green Computing es el hardware utilizado en la infraestructura de TI subyacente en los centros de datos, que debería consumir la menor cantidad de energía posible,. Qué tan bien funciona esto se puede ver objetivamente a partir de índices como el valor PUE (para la eficacia del uso de energía). Esto se considera un parámetro para la eficiencia energética en los centros de datos y describe la relación entre la energía total consumida en el centro de datos (servidor, refrigeración, control técnico, iluminación, videovigilancia) y el consumo de energía requerido por las computadoras operadas en él. Cuanto más se acerque este PUE al valor ideal de 1, más eficiente energéticamente y ecológico será el centro de datos. Como ejemplo práctico, el hecho de que el propio centro de datos de Syntax tenga un valor PUE superior al promedio de 1,3 se debe en parte a las siguientes medidas.

Refrigeración gratuita: los servidores generalmente se enfrían con aire acondicionado eléctrico. Cuando el tiempo lo permite, la baja temperatura exterior se utiliza para el enfriamiento gratuito. Este aire exterior naturalmente frío (de ahí el término) se canaliza hacia el centro de datos, lo que reduce la diferencia entre la temperatura interior y la temperatura objetivo. Eso significa menos consumo de energía y una mayor rentabilidad, así como una clara contribución a la reducción de la emisión de carbono.

Contención de pasillos fríos: en la mayoría de los casos, los racks de servidores dispuestos uno al lado del otro en los centros de datos reciben el aire frío a través del subsuelo. Encerrar los servidores con plexiglás evita que este aire se distribuya de manera ineficiente en la sala. En cambio, se lleva directamente a las equipos a través de la carcasa.

Sistema de alimentación ininterrumpida (SAI): si el sistema de energía principal falla, un SAI se hace cargo de la situación hasta que se pone en marcha el generador. Debe estar permanentemente alimentado con electricidad para que las baterías allí instaladas estén siempre completamente cargadas. En términos de Green Computing, aquí se recomiendan baterías especiales, particularmente eficientes. Pierden menos capacidad de almacenamiento durante su vida útil y tienen menos pérdida de energía, por lo que necesitan recargarse con menos frecuencia.

Nuevos acondicionadores de aire: los centros de datos utilizan agua fría para enfriar el aire caliente de los acondicionadores de aire. Para una mayor sostenibilidad, vale la pena invertir en nuevos dispositivos que requieran menos electricidad y también enfríen de manera más eficiente. En los centros de datos de Syntax, a los que recurrimos de nuevo como ejemplo práctico, trabajamos con una temperatura más alta en el suministro de agua. Esto significa que el agua que entra en la unidad de refrigeración no tiene que enfriarse tanto antes porque los sistemas de aire acondicionado pueden proporcionar la misma capacidad de refrigeración incluso a temperaturas del agua más altas.

Una mirada al futuro: refrigeración por inmersión. La protección del medioambiente es un tema importante y el (mayor) desarrollo de infraestructuras de TI sostenibles es un proceso de trabajo continuo. Estar al tanto de las nuevas ideas y el uso de tecnologías para la TI ecológica, lo que debe tenerse en cuenta al comprar nuevo hardware. Los fabricantes están constantemente investigando nuevas mejoras, por ejemplo, la refrigeración por inmersión para servidores, lo que debería garantizar una mayor eficiencia. La idea es que Los servidores están en un líquido no conductor que no daña la electrónica y disipa el calor generado directamente en la fuente.

Green IT y el software: más sostenibilidad a través de la digitalización

Sin embargo, la operación eficiente del hardware requerido es solo una dimensión de Green IT. Igual de importante es el uso de la tecnología digital para hacer que los procesos comerciales sean más sostenibles. De acuerdo con un concepto holístico, esto incluye, por ejemplo, los costes de calefacción y refrigeración en las oficinas, así como el consumo de recursos de las instalaciones de producción en la planta de producción. Se trata de reconocer y mejorar los procesos ineficientes en todas las áreas.

Almacenamiento eficiente de los datos: cuantos más datos se deben analizar y procesar, mayor será el consumo de energía, y lo mismo sucede con las capacidades de almacenamiento requeridas. Por tanto, la sostenibilidad ya comienza con la inspección y la recolección. Esto es posible con dispositivos de última generación que utilizan inteligencia artificial. Clasifican, filtran y consolidan los datos utilizando la lógica adecuada donde se originan, y clasifican la información sin importancia de forma directa y automática. La deduplicación de datos también puede tener efectos notables en el consumo de energía del centro de datos.

Uso de hidrógeno verde como almacenamiento de energía: tomemos como ejemplo el SAI mencionado anteriormente. Si las baterías se cargan allí con energía solar a su máxima capacidad, la electricidad adicional generada también se puede almacenar, por ejemplo, en forma de hidrógeno. Este funciona con un electrolizador que produce el elemento y almacena la energía química. Esto se puede volver a convertir en energía en una celda de combustible si es necesario. Este proceso afecta a TI en la medida en que el almacenamiento y uso del hidrógeno combustible debe ser monitorizadopermanentemente con sensores.

Redes de datos de IoT: cuando se usan correctamente, los datos combinados de uso y consumo ayudan a las empresas a establecer una estrategia de Green IT en todas las áreas posibles. ¿Cuándo y dónde se usa más agua?, ¿dónde se acumulan más residuos y cuándo? Aquellos que identifican patrones en la imagen digital de los procesos con la ayuda de los análisis apropiados,pueden lograr grandes ahorros a través de ajustes específicos.

Otros ejemplos concretos son la creación de redes, la orquestación y la monitorización de los dispositivos de aire acondicionado. Los modelos más antiguos, que ya están en uso, también pueden volverse «inteligentes» reequipándolos para garantizar un funcionamiento general eficaz y más eficiente en varios complejos de edificios de oficinas, para un consumo de energía óptimo.

Si confías en Green IT, actúa de forma sostenible y ahorra costes

Green IT afecta a todas las áreas relevantes de TI de las organizaciones y va desde una operación más eficiente del hardware hasta el uso de alojamiento en la nube y las soluciones digitales para procesos más sostenibles. El uso de tecnología para conceptos amigables con el clima no solo es «verde», es decir, mejor para el medioambiente, sino que también ahorra recursos y, por tanto, costes. Pero Green Computing no es un concepto que pueda implementarse de inmediato. En primer lugar, las empresas tienen que definir objetivos y, sobre todo, analizar la posición de partida. Los datos generalmente disponibles de las operaciones del centro de datos proporcionan la base necesaria para esto si se analizan y procesan correctamente. Dónde y cómo se puede optimizar exactamente la TI depende de factores individuales, como el sector, el tamaño, la estructura de los procesos, etc.

Te invitamos a hablar con nuestros expertos, que trabajarán contigo para crear un plan de Green IT personalizado que ayude a impulsar la transformación digital sostenible de tu empresa.

Post relacionados

Cómo beneficiarse de la Logística 4.0: escenarios de aplicación

Cómo beneficiarse de la Logística 4.0: escenarios de aplicación

Cloud Automation Blog

Cloud Automation: 3 claves para optimizar la infraestructura en la nube

Trabajo Híbrido

4 mitos sobre el trabajo híbrido